Mucho habíamos oído sobre Entre Limones, incluso que había estado cerrado durante un tiempo. Pero en cuanto supimos que había vuelto a abrir no dudamos en ir a probarlo.

IMG_6554tene
ensaladilla rusa con huevo rallado, camarones y lima-limón

Era nuestra primera vez, como tantas otras. El lugar despertó en mi sentimientos encontrados. Sí pero no. Es un lugar pequeño, de mesas juntas, hasta ahí bien. La decoración estaba cuidada, pero solo en ciertos aspectos. Me llamó la atención las imperfecciones del suelo o la nevera de promoción de bebidas que habían forrado con la almohadilla que se usa en barra para dejar secar los vasos. Tenía ciertos detalles que a pesar del buen servicio y de las partes en la que la decoración sí estaba cuidada, te hacían dudar.

A pesar de esas minucias disfrutamos mucho de una cena muy tranquila y de un servicio especialmente amable.

Pedimos, para compartir y como entrante una ensaladilla rusa con huevo rallado, camarones y lima-limón. Tenía una textura suave y cuidada, pero a mi parecer la lima-limón sobraba. Daba la sensación de que la mayonesa se había puesto agria. Tal vez en una dosis menor hubiese resultado más agradable.

IMG_6562tene
tataki de atún rojo marinado con ensalada crujiente de sésamo y mayonesa de wasabi

Seguimos compartiendo un tataki de atún rojo marinado con ensalada crujiente de sésamo y mayonesa de wasabi. Las piezas de tataki eran pequeñas pero estaban deliciosas. La ensalada no estaba mal. Y la mayonesa de wasabi… creo que con decir que mojé pan en ella es suficiente. Puede que sea una obsesiva del wasabi, lo reconozco, pero estaba deliciosa.

IMG_6564tene
steak tartar de ternera gallega acompañada de espuma de mostaza de hierbas y parmesano rallado

Como último plato para compartir pedimos el steak tartar de ternera gallega acompañada de espuma de mostaza de hierbas y parmesano rallado. Es un steak tartar muy suave, en ocasiones parece que no estés comiendo carne, pero aún así está muy rico.

IMG_6572tene
tarta de limón en tarro

Para terminar, pedimos una tarta de limón en tarro. Muy buena. El único pero es que el merengue se deshizo con el soplete y le quedó una textura muy líquida, y ya se sabe, cuando más espeso el merengue, más bueno. A pesar de ese pequeño pero estaba muy bueno el postre.

La cena nos costó unos 49,60€ para dos personas. Volveremos, seguro que volveremos.

Categories: Marbella

Deja un comentario