– CERRADO PERMANENTEMENTE –

Este lugar lo encontramos por mera casualidad. Conduciendo un día por el Boulevard de San Pedro, me fijé en un restaurante con una decoración moderna, blanca y brillante, que te invitaba a pasar, y quedó memorizado en mi lista de «lugares que tengo que probar». Nõmõ fue un gran descubrimiento.

IMG_4753
Detalle de la carta

El lugar es especial, con una decoración muy pulcra y cuidada. Con motivos simétricos en los que resaltan el binomio blanco y negro. La pared de la sala que da al bulevar no existe y la sustituye una enorme cristalera que hace parecer que estas en la calle, pero sin estarlo.

IMG_4754
Detalle de la decoración

Para el servicio un 9, no llegan a la máxima nota porque aunque el que parece el maître es simpático a rabiar pero sin llegar a cruzar esa finísima línea en la que deja de ser agradable, es muy atento y da un servicio que te hace sentir más a gusto que en casa, las otras dos camareras resultan un poco secas. Tal vez sea para compensar unos con otros.

IMG_4757
Aceitunas y pan

Si el servicio tiene una puntuación de nueve sobre diez, la comida no es para menos. Empezamos abriendo boca con unas aceitunas aliñadas con romero buenísimas. Y un poco de pan con un aceite ecológico, con un sabor fuerte, que no sabría decir si estaba más bueno que las aceitunas o que el pan, que teníamos tanto en variedad blanca o con semillas.

IMG_4758
Aperitivo de la casa

Como entrante de la casa una tosta con pepino y hummus. No me gusta el pepino. Me encantó la tosta. En este punto creo que no hay más que añadir.

Decidimos, guiados por el camarero, (y lamentando que no tuvieran en ese momento tatar de atún), cómo no, compartir al centro, unos Chupa Chups de Codorniz, un Ceviche con Gamba Roja y Maracuyá y una Pechuga de «Bresse», Capelli D’Angelo, Azafrán y Lima.

IMG_4763
Chupa Chups de Codorniz

De los chupa Chups de Codorniz no se por qué pero me esperaba otra cosa. Esperaba que su forma fuese más de un chupa chups. Tal vez carne de codorniz tratada de alguna forma, echa una bolita y ensartada en un palito. Pero no, eran cuatro patitas de codornices. Estuve un poco reacia en ese momento, ya que no soy muy de codorniz. Pero al probarlas cambié absolutamente de idea. Estaban muy, muy sabrosas. Con toques dulces y agrios. Sobre una cama de cebolla pochada y zanahoria que acabamos limpiando con el pan.

IMG_4765
Ceviche con Gamba Roja y Maracuyá

El ceviche fue recomendación del maître. Nos contó que no era el típico ceviche con sabor muy ácido, sino que habían intentando eliminar esa acidez. Efectivamente, lo único ácido que tenía eran las semillas de la maracuyá. Estaba espectacular. La carne del pescado muy tersa, la gamba riquísima y la salsa con un toque muy suave, que también acabamos limpiando con el pan.

IMG_4777
Pechuga de «Bresse», Capelli D’Angelo, Azafrán y Lima

Por último la pechuga de pollo. Venía en una cama de fideos con una salsa
riquísima que no soy capaz de describir. Era muy melosa, con un toque de azafrán… Si hay que poner algún pero a la cena es en este plato. La pechuga, que llevaba la piel caramelizada, estaba riquísima. Y los fideos riquísimos también. El problema es que juntos no conseguían tener armonía en boca, sino que los sabores se peleaban un poco entre ellos y no terminaban de combinar. Hubiese disfrutado mucho más de ambos productos por separado.

IMG_4779
Cuajada, Chocolate Blanco, Pasión

Para acabar, aunque ya andábamos bastante llenos, hicimos un esfuerzo. Y probamos, también por recomendación, Cuajada, Chocolate Blanco, Pasión. Aunque la palabra cuajada no me despierta demasiados sentimientos positivos, pero aún así decidí hacer caso a la recomendación ¡y menos mal!. Riquísima. Un sabor a chocolate blanco purísimo, delicioso, sin llegar a resultar pesado. Y que contrarrestaba a la perfección con la capa de crema de fruta de la pasión que llevaba por encima.

La cuenta, que fue de 30€ por persona (fuimos dos), la pagamos con mucho gusto. Nos mereció muchísimo la pena el lugar, el ambiente, la atención y, sobre todo, la comida.

Volveremos.

Categories: Marbella

One comment

Nõmõ, un gran descubrimiento

Deja una respuesta