Celicioso es uno de esos lugares que molan. Está ubicado en la parte superior del hotel Puerte Romano, tiene una decoración moderna y agradable y una terraza soleada y llena de naturaleza, marca insignia de Puente Romano. Pero además de todas estas buenas características es un lugar apto para celíacos.

Muchos lo conoceréis por su pastelería inglesa apta para celíacos, pero no solo se vive de cupcakes y tartas, sino que hay mucho más. Ensaladas, snacks, sandwiches, hamburguesas… y absolutamente todo apto para celíacos y alérgicos a la lactosa. Ya que tampoco utilizan esta ni siquiera en su pastelería.

celitene2
Queso azul con zanahorias

Decidimos ir, a ver qué tal estaba, aún no sufriendo ningún tipo de intolerancia alimenticia. Y, para nuestra sorpresa, nuestra experiencia fue francamente buena.

Fuimos a almorzar, buscando una carta ligera y desenfadada. Allí la encontramos. Como entrante de la casa nos ofrecieron una salsa de queso azul con dip de zanahorias. A mí ahí ya me ganaron. Es uno de mis picoteos favoritos.

celitene3
Nachos azteca

Para compartir elegimos los Nachos Azteca con guacamole casero. Estaba espectaculares. Y, además, resultó un entrante bastante grande para dos personas. Parecía que ¡¡nunca se iban a acabar los nachos!!

celitene4
California jake

Continuamos con un plato principal para cada uno. Elegimos el California jake, un sadwich con pollo, aguacate, bacon, tomate y lechuga acompañado de patatas fritas. En ningún momento se notaba que el pan era sin gluten. El sabor era buenísimo y además no tenía demasiada tendencia a deshacerse como le suele pasar a este tipo de panes. Y las patatas eran… no hay palabras para las patatas que hacen en Celicioso. Están espectaculares.

El otro plato principal que elegimos fue la Celisiosa hamburguesa, que fue más de lo mismo que el sandwich, ¡buenísima! El pan riquísimo y la carne igual de buena. Y también acompañada de patatas fritas.

celitene8
Cupcakes

Acabamos bien llenos con todo lo que habíamos pedido, pero no nos queríamos ir sin probar sus cupcakes, así que nos los llevamos para casa. Elegimos una red velvet, chocolate con frambuesa, lima y chocolate. Estaban todas muy buenas y en lo único que se nota que no tiene gluten es que el bizcocho se seca mucho más rápido que las que sí lo tienen. Es decir, al día siguiente están un poco más secas que normalmente, pero por el sabor… ¡buenísimas!

La cuenta, sin contar los cupcakes fue de un total de 38,40€. Sin duda es un lugar super agradable al que volveremos, tanto en Marbella como en Madrid, que tienen otro ¡en la calle Hortaleza!

Deja una respuesta