Escandaloso, o de escándalo. A Fuego Negro es sin duda, muy recomendable. Si viviese en San Sebastián volvería a menudo.

IMG_2927
detalle de la carta

Un restaurante ecléctico y muy punk, decorado «con mucho rollo». Paredes llenas de portadas de discos de vinilo adaptadas al restaurante, salvamantel con forma de disco de vinilo… no le falta detalle, sobre todo en la presentación de los platos, que es de lo más espectacular.

Salvamantel/vinilo

El local, divido en dos, tiene zona de barra, con pintxos a elegir, para hacer una comida más rápida e informal, y la zona de comedor, donde eres atendido por una camarera que es «una polvorilla», te atiende a velocidad súper sónica pero además con un trato impecable y cercano.

En este lugar saben lo que se hacen, y nada más llegar te das cuenta.

Para la cena decidimos tomar uno de sus menús degustación. Tienen dos, uno más extenso con un precio de 50€ y otro más pequeño, a 35€. Optamos por el segundo y quedamos más que satisfechos en cantidad y, por supuesto, en calidad.

Este menú estaba compuesto por tres entrantes o ‘Pikoteos’, una ensalada, cuatro pintxos y dos postres.

IMG_2929
pieles de patata fritas
IMG_2930
black rabas

Para abrir boca los entrantes eran perfectos. El más sorprendente fue el primero: las pieles de patata fritas con salsa brava. Con ellas vinieron las black rabas y las aceitunas con vermú, que fueron todo un descubrimiento. ¡Estaban riquísimas!

IMG_2932
pieles de patata, black rabas y aceitunas con vermú
IMG_2936
Ensalada de bacalao, gel de naranja, cebolla roja y aceitunas negras

Tras los entrantes, la ensalada de bacalao, gel de naranja, cebolla roja y aceitunas negras. Muy rica, no quedó nada en el plato, aún teniendo en cuenta que no me gusta el bacalao.

Junto a la ensalada nos trajeron tres tipos de pan distintos para acompañar la comida. Pan de pueblo de distintos tipos: blanco, con semillas y de centeno. Fueron de gran ayuda para dejar el plato de la ensalada limpio.

Los pintxos seleccionados por la casa para este menú mediano de degustación son: el Tartar de bonito y sandía con yema rayada; Gamba, requesón, regaliz y guisantes congelados; Pajarito frito, cebolla y zanahoria, y un crudité de verduritas mini.

IMG_2938
Tartar de bonito y sandía con yema rayada
IMG_2934
Gamba, requesón, regaliz y guisantes congelados

El tartar era muy refrescante gracias al toque de la sandía. Estaba bueno aunque no es el mejor tartar de bonito que he probado. La gamba con requesón que estaba muy poco hecha, sí estaba riquísima. Tenía un sabor y una textura nueva y sorprendente para una gamba, perfecta.

IMG_2942
Pajarito frito, cebolla y zanahoria
IMG_2940
cudité de verduras

El crudité de verduritas muy rico, con una espuma deliciosa que lo hacía aún más suave. La presentación igual de exiquisita que los platos anteriores. Pero como suelen decir, lo mejor viene al final, y el pajarito frito no fue para menos. Codorniz frita con cebolla morada y zanahoria. Para comer con las manos, al igual que en los entrantes, te retiran los cubiertos para que lo disfrutes con las manos. Nunca había probado una codorniz tan buenísima.

IMG_2945
naranja con vermú
IMG_2947
yogur de fresa

Los postres fueron la guinda del pastel. El primero eran unas naranjas con vermú y aceitunas. Un sabor muy especial, impactante que las rodajas de aceitunas no tuvieran sabor a vinagre, sino más bien dulce. De nuevo, un descubrimiento el vermú en los postres. El segundo era ‘más postre’, más dulce, un yogur de fresa. Buenísimo también.

La cena la acompañamos con dos copas de vino blanco. Difícil sería elegir el mejor de los dos. El albariño Pequeño Santos 2013 y el freixadura The flower and the bee 2013.

Sin lugar a dudas, un lugar de visita obligada en San Sebastián. Nada que ver con los pintxos tradicionales. Cocina de autor, moderna, cuidada y con mucho detalle. ¡Escandaloso!

IMG_4101
la cuenta

Deja una respuesta